sábado, 19 de agosto de 2017

CORTA VIDA

Esta es la breve historia de un polluelo de Azulón, hermano del que aquí aparece en la imagen, que se cruzó en la vida de una Garza real hambrienta.


_MG_0971x

La madre azulona discurría por la ribera del río Oria en el término de Lasarte-Oria (Gipuzkoa), con sus siete creciditos vástagos. Siempre alerta, siempre con cierto recelo y cerca de la orilla.


_MG_0977X

A escasos 30 metros se encontraba una Garza real habitual en la zona. En un momento dado, levantó el vuelo y fue a por uno de los pollos. En la siguiente escena que pude ver, la garza sujetaba con su fuerte pico el cuerpecillo del polluelo, al que balanceaba como un pequeño títere.


_MG_0943x


_MG_0944x


_MG_0945x


_MG_0946x

La Garza se fue alejando unos metros y descendió al lecho del río. Dió unos bruscos golpetazos y acabó con la vida del infortunado polluelo.


_MG_0955x

Pero quedaba la tarea de engullir la presa, y nuestra garza comenzó a tener dificultades…


_MG_0958x


_MG_0962x

Mojaba al polluelo, tratando de esta forma de que el cuerpecillo resbalara más fácilmente pero…


_MG_0966x

… sus intentos fueron en vano. La presa era demasiado grande.


_MG_0959x


Después de unos minutos interminables soltó al polluelo inerte, que flotó río abajo empujado por la corriente. Y allí se quedó la Garza, mirando impertérrita la escena. Compuesta y sin comida. Acabó con la vida del pequeño, pero erró en su calculo y se quedó sin alimento.


_MG_0972x


Y aquí termina el relato, con el triste final del inocente azulón. Un lance dramático, pero habitual en la naturaleza, donde cada especie sigue su instinto, en la constante lucha por la supervivencia.

Es posible que también te interesen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...