martes, 18 de abril de 2017

BUSCARLA PINTOJA GIPUZKOANA

Si decidimos dar un paseo montañero cerca de la costa guipuzcoana, en estas primeras semanas de la primavera, es bastante probable que nos sorprenda un singular e insistente sonido a modo de chicharra, que brota del interior del espeso matorral: es la Buscarla pintoja.


_MG_0507x

Ave tímida y esquiva, se mueve entre espinos, argomas y por el suelo, donde se protege entre las altas hierbas.
No obstante, aunque es muy escondediza, no por ello rehuye la presencia del hombre. De hecho, el matorral donde decida pasar la temporada de reproducción, puede situarse perfectamente a la vera de trochas y veredas, en ocasiones muy transitados por senderistas y excursionistas. Eso sí, el ave permanecerá en el interior del ramaje, perfectamente camuflada y tratará de pasar desapercibida. A ello ayudarán, los tonos de su plumaje, verdeoscuro-amarillento, con moteados/rayados parduzcos.

_MG_0501x

LOCUSTELLA NAEVIA / BUSCARLA PINTOJA / BENARRIZ NABARRA

_MG_0504x

_MG_0508x

Esta timidez se romperá únicamente al inicio de la época de celo, cuando los machos, henchidos de amor, se mostrarán al descubierto. Buscará entonces, los posaderos preeminentes, e iniciará su insistente y chicharreante llamada. Esta vez, a pesar de haber oído varios ejemplares, no ha sido posible obtener imágenes reclamando. Ya habrá ocasión.
La Buscarla pintoja es un ave estival que se distribuye como nidificante por la franja cantábrica, siendo especialmente abundante en tramos costeros de Asturias y País Vasco.

_MG_0510x

LOCUSTELLA NAEVIA / BUSCARLA PINTOJA / BENARRIZ NABARRA

_MG_0512x

Las imágenes, obtenidas en el Biotopo de Iñurritza (Zarautz-Aia), son del mismo ejemplar. Fue a última hora de la tarde, en una de las zonas querenciosas para la especie. En esta última imagen, se encaramó a la zona de espinos donde había permanecido unos minutos y desde allí, voló ladera abajo.


_MG_0515ax

viernes, 7 de abril de 2017

CARRASQUEÑA EN IÑURRITZA

La tarde del 1 de abril pasado, se presentó lluviosa y desapacible, acompañada de fuertes ráfagas de viento. Me encontraba en el Biotopo de Iñurritza (Zarautz-Aia), dentro de mi vehículo, a la espera de que escampara, cuando un ave se situó a escasos cinco metros de donde me encontraba: era una Curruca cabecinegra. La especie, desde hace unos pocos años, no es rara en la zona. Dos pequeños saltos y desapareció de mi vista, sin darme tiempo a reaccionar.
Para intentar seguir su estela, salí del coche y crucé la carretera, pero no la volví a ver. De vuelta al vehículo, observé otra ave en la misma ladera, aunque algo más alejada. Levanté los prismáticos y…una Curruca carrasqueña. Con la distancia y la escasa luz del momento, pude tomar unas imágenes. 


_MG_0456
CURRUCA CARRASQUEÑA / SYLVIA CANTILLANS / TXINBO PAPARGORRIZTA
 
_MG_0455
La Curruca carrasqueña es una migradora estival de distribución mediterránea y se reproduce en gran parte de la Península ibérica. Sin embargo, en la zona norte, está ausente en gran parte de Galicia y toda la cornisa cantábrica, aunque hay datos de cría puntuales, por ejemplo, en Asturias.
En la Guía de Vertebrados amenazados del País Vasco (Antonio Bea, 1999), se indicaba que la población en la CCAA, no debía superar las 500 parejas reproductoras, que se circunscribían a la zona de influencia mediterránea, próxima al valle del Ebro.


_MG_0452

_MG_0456ax
ENTORNO EN EL QUE SE MOVIA LA CARRASQUEÑA


En Gipuzkoa, me consta otra observación, curiosamente, también en Iñurritza, concretamente el 9 de abril de 2016, donde fue localizado un efectivo, por Emilio Salvatierra y Eneko Azkue.
Estudios actuales, realizados en determinadas especies, como la Curruca rabilarga, han demostrado la influencia del cambio climático sobre sus poblaciones, ya que está haciendo que su ámbito de distribución se sitúe cada vez más al norte. Es más que probable que este mismo influjo, se esté dando en la Carrasqueña, que ha llegado hasta la costa guipuzcoana.

Es posible que también te interesen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...