miércoles, 12 de noviembre de 2014

MIGRANTE DE PASO

Desde tiempos inmemoriales, el fenómeno de la migración de las aves no ha dejado de maravillar al ser humano. Muchos de los misterios de estas migraciones han ido descubriéndose, otras… están por descubrir.

Unas aves realizar pequeños desplazamientos, otras, recorren el globo de polo norte al sur.
Muchas llegan a su destino. Otras, en cambio, las condiciones climáticas, las distancias recorridas y otras circunstancias, las obligan a unos esfuerzos no siempre superables, y perecen en el intento.

01._MG_3633xx
PAITA ARRUNTA / TARRO BLANCO / TADORNA TADORNA

El pasado domingo, me encontraba junto a Xabier Saralegi, observando gaviotas en la donostiarra playa de La Concha, desde la barandilla exterior, a primera hora de la mañana. De repente una anátida nos sobrevoló y fue a parar justo en frente de donde nos encontrábamos, en la poca arena que quedaba al descubierto. Era un Tarro blanco.

Debía de llegar exhausto desde la mar, para posarse donde y de la manera que lo hizo. Se postró un segundo y, ..visto y no visto, emprendió de nuevo el vuelo, al llegar a la arena, un paseante con su perro.

Sobrevoló toda la Bahía, con el puerto al fondo...

02. _MG_3597x

… y lo vimos dirigirse hacia la desembocadura del Urumea. Intuimos que pudiera ir hacia la playa de la Zurriola, o que remontaría el río en busca de una zona tranquila para descansar.
Cuando llegamos a la zona de Riberas de Loiola, allí estaba el Tarro en la otra orilla, entre las gaviotas. Como suponíamos, había llegado agotado y estaba tumbado descansando.

El compañero Joseba, también tuvo oportunidad de verlo.


DSC00741 COMPRx

Hacia las tres horas fue reviviendo y, cuando se levantó, lo primero que hizo fue beber agua, de una pequeña balsa formada durante la pleamar. Además de cansado, estaba sediento.

_MG_3613xx

Luego, en los limos de la ribera, batió enérgicamente las alas para desperezarse.

_MG_3637xx

Estuvo toda la mañana rodeado de gaviotas, sin mayor contratiempo. Hasta que llegó esta algo más quisquillosa, que al parecer no le gustaba su compañía.

_MG_3634x

El Tarro apenas si le hizo caso. Bajo al río…

_MG_3618xx

…se zambulló, adecentó su plumaje, y se dejó deslizar por la corriente.

_MG_3622x

A las cinco horas y media, una vez repuesto, levantó el vuelo, y se perdió río arriba. Esta vez había tenido suerte. Pudo descansar, reponer fuerzas, y seguir su viaje hacia tierras más cálidas.

Una pequeña historia más, de las muchas que protagonizan las aves, en su periplo migratorio.

Es posible que también te interesen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...